Compartir

Todo son cervezas en el sofá y viajes furtivos a la nevera para escaquearte del teletrabajo. Aplausos por la ventana, películas con tu pareja -o solo- y videollamadas con los colegas. Esta cuarentena estás haciendo muchas más cosas de las que pensabas en un principio. Pero todo ese ajetreo casero y la tranquilidad que da saber que a nadie le importa la pinta que tengas -a ti mismo a quien menos- están empezando a afectar a tu aspecto facial. Las probabilidades de que hayas dejado de lado los cuidados de tu barba son tan altas que nadie se atrevería a apostar lo contrario. 

Consejos para acabar con tu pinta de náufrago

Y, sin embargo, es un momento ideal para que preste atención a tu estilo y trates de mejorar tu técnica de afeitado. Aquí van algunos consejos que puedes poner en práctica cuando te termines la segunda bolsa de patatas fritas de hoy:

  1. No puedes ir al barbero, ¡practica tu técnica!: Como no puedes salir de casa, estás acreditado para culpar al confinamiento de tu aspecto. Es cierto que no puedes ir al barbero. Pero se dan también todas las condiciones para que mejores tu técnica de afectado. Si cometes algún error, no te preocupes. Es complicado empeorar esa pinta de náufrago que se te está quedando. 
  2. Utiliza tijeras para rebajar: Si eres de los que aún no se han atrevido, puedes empezar a practicar con tijeras. Te recomendamos que lo hagas muy poco a poco y que emplees varios espejos para detectar esos pelos que necesites arreglar. De esta forma evitarás estropicios innecesarios.Si estás pasando la cuarentena con alguien, pídele ayuda y asesoramiento antes de actuar.
  3. No uses la máquina hasta que no estés seguro: Es una herramienta fundamental para los cuidados de la barba. Pero muchas veces la usamos sin necesidad y terminamos cortando de más. Antes de usar la máquina recortadora asegúrate de que es estrictamente necesario. Tal vez un tijeretazo sea suficiente.
  4. Deja la cuchilla para los detalles más finos: Arreglar las patillas, perfilar las barbas cortas, e ir al detalle en la zona del cuello y los pómulos. Esas son las tareas para las que debes utilizar tu cuchilla. No intentes hacer rebajes con ella porque el resultado suele ser bastante desastroso.
  5. Un buen momento para un rasurado completo: De todas formas, si hay algún momento para arriesgar con un rasurado completo y embarcarse en un viaje al pasado, lo estamos viviendo. Puedes recordarte cómo es tu cara y tratar de reconocer en el espejo al adolescente que un día fuiste. Si te sirve para para recordarte por qué prefieres barba de vikingo, tranquilo. Lo más probable es que la cuarentena te de tiempo suficiente para que vuelva a crecer.

Productos y cuidados de la barba

Todos estos consejos te ayudarán enormemente a la hora de mantener tu barba en las mejores condiciones durante la cuarentena. Y también a mejorar tu técnica para que los cuidados caseros se conviertan en una alternativa a la que puedas recurrir –sin que parezca que has besado un cortacésped– esas temporadas  en las que no puedes ir al barbero.

Y ahora que tienes tiempo, puedes probar también algunos productos como champús especiales para barbas largas, acondicionadores y cremas hidratantes. No hace falta que te cubras los ojos con pepinos y te anudes una toalla al pelo. Se aplican de forma sencilla y los resultados se notan. Conseguirás un aspecto facial más sano y cuidado y podrás dejar atrás ese look a lo Karl Marx que se te está poniendo con el confinamiento.

Por Javier Fernández

Deja un comentario