Compartir

El coronavirus te ha pillado en tu casa y a ella, en la suya. La relación a distancia no quiere decir que te alejes sentimentalmente estas semanas

El sexólogo Iván Rotella desentraña las claves de amor y sexo en soledad 


En tiempo de coronavirus, puede que te veas ahora inmerso una relación a distancia. Es un nuevo escenario para ti. Con más de 20 años de experiencia en terapia, educación y divulgación, el sexólogo Iván Rotella radiografía los problemas y aporta soluciones para vivir esta nueva experiencia con el máximo bienestar posible

Sinceridad en tiempos extraños

Enfrentarse a una situación jamás vivida en el último siglo de historia es algo abrumador, y es normal que surjan nervios. Rotella apuesta por paciencia y sinceridad: 

“Al ser estos tiempos complicados sobre los que no tenemos antecedentes, es cuando más tenemos que echar mano de la paciencia y de no discutir temas que no sean realmente muy necesarios o muy importantes».

«Es muy fácil que tú o tu pareja estéis más nerviosos y fácilmente alterables y hay que tratar de evitar que esa misma situación altere artificialmente nuestra comunicación en pareja

Iván Rotella, sexólogo


«Seamos sinceros a la hora de comunicar como nos encontramos, para que el otro o la otra puedan ayudar, escuchar, apoyar o simplemente, estar”

Relación a distancia, pero mejor discutir cara a cara

En 2020 podemos perder la cuenta del número de apps que nos permiten comunicarnos con otras personas. Cada una tiene su lenguaje: 

“Cuando pasamos de una convivencia diaria en persona a una relación a distancia es muy importante escoger bien el medio para comunicarnos. No es lo mismo hablar por WhatsApp que hablar y vernos por Skype, por ejemplo. 

«En mi consulta, las parejas que acuden siempre reciben la recomendación de no discutir nunca por WhatsApp y esperar a verse para aclarar los posibles malentendidos»

«Si no es posible verse, lo mejor es aclararlo por otro medio que permita el contacto visual y si no es posible, pasar a la conversación telefónica de toda la vida, que también evita conflictos innecesarios


«En WhatsApp se corre el riesgo de sobreinterpretar lo que la persona escribe, ya que no tenemos los tonos ni las expresiones faciales de la persona, que son indicadores que nos dan la información completa sobre lo que nos están queriendo transmitir» 

¿De qué hablo con ella?

Saliendo del tan manido tema que tenemos hasta en la sopa, parece más difícil tener otro asunto de conversación durante la relación a distancia. La rutina puede ayudar:

“Para que el confinamiento no te lleve por delante, es muy importante construirte unos horarios y unas rutinas similares a las habituales. Tiene que haber momentos de ocio, momentos de trabajo, momentos de tareas domésticas, momentos de descanso

Hay muchas opciones para ver películas, series, lecturas, etc., y esa puede ser una buena conversación habitual, así como hablar de tus tareas laborales si tienes teletrabajo

También es interesante planificar futuros encuentros, vacaciones, salidas, fines de semana. Hay que utilizar las conversaciones para acercar, no para confrontar, y también tiene que haber espacios para las conversaciones íntimas, sobre nosotros, a todos los niveles, siempre en positivo”

La importancia del autoerotismo en el aislamiento

“El placer proporciona bienestar, bienestar personal e incluso bienestar social. El placer erótico y más concretamente el orgasmo es un generador de hormonas del bienestar y es incluso salud. Forma parte de lo que somos como personas y es una parte que necesita ser cultivada, cuidada, y si no, nuestro cuerpo y nuestro ánimo se resienten»

«La abstinencia prolongada tiene efectos directos sobre el estado anímico y es por eso que en estos momentos todo lo relacionado con el autoerotismo recobra más importancia todavía»

«Dedicarnos momentos de placer, ya sea compartidos a través de las tecnologías digitales , es decir, sexting o momentos personales es casi imprescindible en una situación como esta. 

El autoerotismo nos va a proporcionar tranquilidad y va a ser un estabilizador anímico, relajando las tensiones que la situación provoca y haciendo que podamos afrontarlas con mejor perspectiva y otra motivación

Obligarnos a confinar también nuestro deseo nos va a ser más perjudicial que beneficioso, sobre todo a medio plazo. Integremos todo esto en los cuidados que debemos darnos estos días y así estaremos en perfecta forma tanto física como emocional para la vuelta a nuestra normalidad habitual”.

El incremento del consumo de pornografía en pandemia

Las búsquedas y las visitas a portales que ofrecen contenido pornográfico han crecido exponencialmente desde el confinamiento. Rotella afirma:

“Si usamos la pornografía como un mero incitador del deseo, es lógico que en estos momentos aumente su consumo. En la gran mayoría de las personas, la pornografía es un mero entretenimiento»

«Es cierto que el porno gratuito que se consume mayoritariamente no refleja en absoluto cual es la realidad de las relaciones sexuales, ni del funcionamiento de la respuesta sexual, ni del deseo, sobre todo de la mujer, pero hay muchas opciones de pago que pueden ser más interesantes y transmitir mejores valores, más igualitarios»

«Pero siempre dejando claro que la misión del porno es solo vender, es un negocio, no es educación»

Redacción EL TUPÉ

Deja un comentario