Compartir

Los médicos residentes de España «celebran» el Día Mundial de la Salud salvando las vidas de los demás, pero viviendo las suyas con incertidumbre


Gran parte de los médicos residentes de último año que están hoy, ahora mismo, salvando vidas en los hospitales españoles, desconocen su futuro laboral después de la crisis del coronavirus. Están dando más de lo que su estatus les exige, en una situación mentalmente muy complicada para cualquier persona.

«No queremos ventajas, solo justicia para nuestro esfuerzo»

Tras las reclamaciones de los colectivos médicos, la orden del BOE del pasado 3 de abril abría la puerta a una mayor retribución de aquellos residentes que asumieran responsabilidades superiores a su posición, dentro de una prorrogación del contrato. Esto ya era una realidad de la salud pública de este país: los residentes llevan años asumiendo una carga de trabajo superior a sus obligaciones, pero sin ninguna repercusión en el salario.

«Duele que haya que luchar tanto para que se respeten tus derechos, en un contexto de entrega total de los médicos residentes al cuidado de los pacientes españoles. Nos estamos jugando la salud para salvar vidas. No queremos ventajas, solo justicia con nuestro esfuerzo»

«Por parte de la administración pública me siento infravalorada como profesional. Nos tratan como mano de obra barata que saca el trabajo sucio adelante. Ahora la población general empieza a valorar el trabajo que hacemos y lo expuestos que estamos por ellos»

Médicos residentes en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid

Un residente en el Hospital Universitario La Paz reconoce que, aunque es momento de arrimar el hombro y «dar la talla», hay una gran precariedad en su trabajo. «Hacemos turnos seguidos de 32 horas. Algo que va en perjuicio de la calidad de la atención del paciente». Le parece «humillante» que alumnos de sexto de carrera sean contratados cuando hay muchos residentes en casa que quieren ayudar.

Consejerías de salud: grandes diferencias entre comunidades

Las diferencias de trabajar en una comunidad u otra, en un hospital u otro, se han visto pronunciadas por la crisis. Es una constante preguntar a médicos de distintos hospitales y descubrir universos distintos a todos los niveles. De momento, solo tres comunidades (Galicia, Murcia y Canarias) optarán por el contrato directo de los residentes como médicos adjuntos.

Por su parte y tras la orden del Gobierno, Aragón y Andalucía ya han dado el paso para instaurar un suplemento en la retribución de los residentes. A principio de la crisis, en regiones como Cataluña, se autorizaba la contratación de estudiantes de sexto de medicina para trabajar en centro sanitarios.


Redacción EL TUPÉ

Deja un comentario