Compartir

Los periódicos deportivos, igual que el resto de la prensa, están plagados de noticias relacionadas con la pandemia. Deporte y coronavirus se han fusionado en las noticias. Los clubes relevantes, como otras grandes empresas, echan cuentas y buscan medidas para paliar los efectos económicos que han impuesto la cuarentena y la suspensión de las grandes competiciones. Lo más sonado hasta el momento ha sido la reducción de los millonarios sueldos de las principales estrellas, los Expedientes de Regulación de Temporal de Empleo y la preocupación por fijar una fecha de vuelta a la normalidad. Pero… ¿y al aficionado? ¿Cómo afecta la crisis del deporte a quien acude a los estadios, compra camisetas o sigue los partidos por televisión?

Vuelta a los estadios

Tal y como destaca Roberto Bayón, especialista en economía del fútbol, en estos momentos es “imposible saber cuándo volverá el fútbol. Así que mucho menos cuándo volverán a disputarse partidos a puerta abierta”. Por lo tanto, aventurarse a fijar una fecha de vuelta de los abonados volver a sus asientos, no tendría demasiado sentido. En estos momentos se bajara que, “casi de forma definitiva” la presente temporada se termine a puerta cerrada. Y aplazamiento del inicio de la siguiente: “Se habla de iniciar la 20/21 en el mes de octubre aproximadamente”.

¿Se va a arruinar mi equipo? 

Otra de las dudas que estos días se ha cruzado en las mentes de los aficionados es si su equipo llegará a la próxima temporada o si la crisis del deporte y el coronavirus se lo llevará por delante. Roberto Bayón lo tiene claro: “Un equipo de La Liga no debería arruinarse por esta crisis”. El impacto económico del confinamiento, no obstante, generaría enormes pérdidas. “Pero se intentarían cubrir con la reducción de los salarios de los jugadores durante el tiempo que dure el parón y disminuyendo los gastos durante la siguiente o siguientes temporadas”, apunta el experto, que considera que una reanudación a puerta cerrada sería “asumible” por los equipos.

¿Qué pasa con mi abono?

En cuanto a las reclamaciones del importe de los abonos, la ley se pone del lado de los clubes al deberse la suspensión de los partidos a una causa de fuerza mayor. Aún así, “parece muy difícil pensar que los clubes no procedan a la devolución o, al menos, a descuentos la siguiente temporada para compensar”. Por el momento, habrá que esperar para ver como cada entidad compensa a sus socios. 

Crisis del deporte: El negocio que rodea al fútbol, tocado

Roberto Bayón apunta también que los efectos de la crisis está afectando a todo el negocio que rodea a la competición. “Toda la venta de merchandising está parada puesto que las ventas online son un bajo porcentaje en la mayoría de equipos”, comenta.Además, los clubes se quedarán también con un stock muy difícil de sacar al mercado por no ser ya actual. 

Otro de los negocios relacionados con el deporte que tendrán problemas económicos serán las casas de apuestas. Aunque Roberto Bayón considera que el pato lo acabarán pagando los equipos: “Repercutirán posteriormente en los clubes por ser sus principales patrocinadores”. Y cuando pase la pandemia, añade “todas las empresas deberán hacer ajustes y tener en cuenta la pérdida de poder adquisitivo de casi todos los ciudadanos a la hora de ofertar sus productos, televisiones incluidas”, destaca el especialista.

“Todas las empresas deberán hacer ajustes y tener en cuenta la pérdida de poder adquisitivo de casi todos los ciudadanos a la hora de ofertar sus productos, televisiones incluidas”

Roberto Bayón, experto en economía del fútbol


Aunque en estos días vivas en un zapping constante en busca de algún partido que ver y no puedes salir a hacer deporte por el coronavirus, recuerda que durante el confinamiento es muy importante mantenerse en forma. Sabemos que para los amantes del fútbol es muy complicado vivir sin él. Por eso os recomendamos que veáis de nuevo grandes partidos de vuestros equipos y busquéis otras formas de manteneros enchufados a la pelota. Para volver a los estadios con energías renovadas cuando llegue el momento.

Por Javier Fernández

Deja un comentario