Compartir

Una de las búsquedas más frecuentes ahora en Google es la frase «cómo hacer mascarillas de tela». Además de hacer las suyas, algunas personas han empezado a hacer para los demás. Y las han fabricado en masa. La solidaridad de muchos ciudadanos de este país supone una auténtica inspiración que se contagia.

La familia Hortal Poladura ha producido 1.300 mascarillas para empresas, instituciones y geriátricos

Es el caso de la familia Hortal Poladura, de Arroes (Asturias). Inspiradas por una propuesta de mascarillas solidarias que vieron en Facebook, Ana, Judith y Jennifer comenzaron a fabricar mascarillas, de forma altruista, como si llevaran haciéndolo toda la vida. Hasta 1.300 mascarillas han salido del taller casero que han montado durante la crisis del coronavirus. La madre, Ana, es modista y ha hecho hasta su propio vídeo tutorial (ver arriba).

«Primero cortamos las gomas. Luego, cortamos doble un patrón de tela de 18×24 cm con la forma de la mascarilla. Finalmente, cosemos los bordes, hacemos los pliegues y las planchamos»

Judith Hortal

Reciclan las sábanas de algodón que tienen en casa y las que les ceden otras personas para luego lavarlas y desinfectarlas con lejía. Asimismo, también hacen campañas en redes sociales para pedir gomas, otro elemento fundamental para poder fabricar las mascarillas. Protección Civil les ayuda con el transporte.

cómo hacer mascarillas
Judith, en pleno proceso de fabricación casera

Sus mascarillas han sido donadas a Funeraria Gijonesa, Protección Civil de Villaviciosa y de Cabranes, Guardia Civil de Villaviciosa, Gijón y Nava, ambulancias, maderistas, varios geriátricos, una panadería, veterinarios, MRV, comercios, vecinos, familiares y amigos.

«Nos dimos a conocer a través de WhatsApp, Facebook e Instagram. Estamos intentando poner un poco de nuestra parte para evitar un contagio mayor»

Ana, Judith y Jennifer siguen trabajando y fabricando mascarillas a destajo para aquellas personas u organizaciones que las necesitan. Su número de contacto es el +34 697 22 06 14.


Por Agustín Palacio

Deja un comentario