Compartir

De un día para otro, todo cambió. La cuarentena nos arrancó de nuestras rutinas y nos confinó en nuestras casas. Una situación tan nueva como extraña que llegó de forma brusca y que tiene un impacto directo en la salud mental. Porque no todas las personas llevan bien el aislamiento o están preparadas para sobrellevar los efectos psicológicos del confinamiento. Incertidumbre y frustración se convierten en el pan de cada día y nos acompañan en unos momentos en los que no tenemos control sobre lo que nos toca vivir. ¿Cómo debemos actuar entonces para mantenernos en calma y que nos afecte lo menos posible?

“La situación de cambio produce incertidumbre, que da lugar a ansiedad, miedo y estrés”, destaca Saúl Mielgo, de Psicología Teramar. A esto hay que añadirle que muchas personas tienen que afrontar también otros aspectos negativos como “perder el empleo, el contagio de seres queridos o una futura crisis económica”. 

¿Qué puede pasarnos?

Todo esto, además de generar ansiedad, influye en nuestro estado de ánimo o nuestros hábitos alimenticios y de sueño. Y nos empuja a un bucle de “pensamientos catastrofistas y al sentimiento de soledad o desesperanza que puede originar el hecho de permanecer aislados”. Tal y como explica Saúl Mielgo podemos caer en conductas que repercutirán en nuestra salud mental, como por ejemplo:

  • – Falta de voluntad para llevar a cabo actividades
  • – Incapacidad de experimentar placer en las actividades que realizamos
  • – Permanecer en la cama o tendencia a actividades sedentarias como ver en exceso la televisión

De esta forma los efectos psicológicos del confinamiento se pueden presentar de diversas formas. Trastornos de ansiedad, de pánico, de ánimo, depresivos y otros como el insomnio, por lo tanto, estarían entre los achaques de la cuarentena. Desde Psicología Teramar, asimismo, hacen hincapié en la especial importancia del duelo, que en estos momentos no puede realizarse debido a la cuarentena. “Es un proceso natural y adaptativo que se genera a partir de la pérdida de un vínculo afectivo para nosotros”, dice Saúl Mielgo. Y lamenta que “el ritual de despedida y el apoyo social son necesarios para iniciar un proceso de duelo sano”.

Paseos para reducir la ansiedad en casos de autismo

Una de las polémicas más sonadas de lo que llevamos de cuarentena la han provocado los reproches que han recibido desde los balcones con niños con TEA (Trastorno del Espectro Autista). Por sus características, estos niños viven con una rutina muy estricta y definida que el confinamiento ha roto sin una planificación ni aviso previo. “Esta ruptura se convierte en un auténtico caos para el niño, incrementándose en gran medida sus niveles de ansiedad y alterando sustancialmente su comportamiento”, destaca este experto, que recomienda “incluir en una nueva rutina, en colaboración con un profesional, y pequeños paseos para reducir la ansiedad tanto del niño como de la familia”.

¿Qué pautas podemos seguir para mantener nuestra salud mental?

Para paliar los efectos psicológicos del confinamiento, por lo tanto, Saúl Mielgo recomienda seguir una serie de pautas que nos ayudarán a gozar de una buena salud mental:

  • Evitar una búsqueda de información excesiva: Es muy importante consultar información oficial y no hacer caso de los bulos y difundirlos. Leer, ver y escuchar noticias de forma compulsiva puede aumentar nuestra ansiedad.
  • ¿Qué voy a hacer mañana?: Es necesario que al final de cada día elaboremos una rutina de cara al día siguiente, respetando sus horarios. Incluye en ella tu trabajo, el cuidado y mantenimiento del hogar, la higiene personal y el tiempo de ocio, para leer libros o ver películas y series pendientes. 
  • Pasa tiempo con los niños: Es un buen momento para disfrutar de los más pequeños de la casa. También es aconsejable mantener contacto -o una buena relación a distancia- con nuestra pareja, familiares y amigos. Grupos de Whatsapp y videollamadas pueden servir de herramientas contra la ansiedad.
  • Sal a aplaudir y haz deporte: La cita de las ocho con el vecindario para aplaudir nos hace ver que no estamos solos en esto y nos refuerza anímicamente. Practicar ejercicio, relajación o yoga a diario también ayuda. 

¿Y cuando podamos salir de casa qué?

De todas formas, en estos momentos conviene ir preparándose también para la vuelta a la normalidad. Seguir todas las indicaciones que os hemos dado os permitirán llegar a ese momento en las mejores condiciones. Aunque hay otras cuestiones que deberías tener muy en cuenta cuando se acabe el confinamiento. Saúl Mielgo, de este forma. nos hace las siguientes recomendaciones:

  • Desde el punto de vista médico, “tenemos que ceñirnos de manera estricta a las indicaciones que hagan los expertos de sanidad en su momento”. 
  • Desde el punto de vista psicológico, “recomiendo prudencia a la hora de elaborar planes, con esto quiero decir que no debemos formarnos unas expectativas muy altas para evitar la frustración que traería consigo el hecho de no cumplirse”. 

Por eso, el psicólogo recomienda mantener la calma y no tratar de hacernos ilusiones que probablemente nunca llegarán a ser una realidad. “Hay que tener en cuenta que la vuelta a la normalidad va a ser paulatina”, explica.

Por Javier Fernández

Deja un comentario