Compartir

Antes, al primer síntoma de avería, se iba a la basura. O se entregaba para obtener un descuento en el siguiente terminal. Pero con el paso del tiempo hemos ido prestando más atención a nuestros móviles y nos inclinamos con frecuencia por repararlos. “Ahora se reparan a menudo”, cuenta Rubén V., técnico experto en teléfonos, tabletas y ordenadores. Aunque matiza que depende de que el precio, derivado en buena parte de las piezas y de la mano de obra, no sean demasiado altos.

Este especialista, que trabaja para RudiSat, apunta también que la restauración para una venta posterior es una tendencia al alza. También algunos trucos para cuidar tu móvil con todas las garantías. Si lo hacemos no tendremos que invertir demasiado en ellos para venderlos después y sacarnos un dinero. O conseguiremos aumentar su vida útil y sus prestaciones a lo largo del tiempo.

Este especialista, que trabaja para RudiSat, apunta también que la restauración para una venta posterior es una tendencia al alza. También algunos trucos para cuidar tu móvil con todas las garantías. Si lo hacemos no tendremos que invertir demasiado en ellos para venderlos después y sacarnos un dinero. O conseguiremos aumentar su vida útil y sus prestaciones a lo largo del tiempo.

El arroz funciona, pero…

El primer recurso que analizamos es un remedio casero muy popular. Lo habrás oído tantas veces como se te han repetido a estas alturas buena parte de los tópicos de la pandemia del coronavirus. Se trata de poner el teléfono en arroz cuando se moja. “Es cierto que el arroz absorbe la humedad, pero no toda. No alcanza a la del interior”, explica Rubén V. Y continúa: “Además lo hace de una forma muy lenta, por lo que no evita que se genere óxido”. ¿Cuál es entonces la solución ideal? Abrir el dispositivo y limpiarlo a conciencia con productos especiales. Pero la tarea no es sencilla. Si lo hace un técnico, mucho mejor.

“Auténticas barbaridades”

Porque cuando nos crecemos y tomamos la iniciativa, cometemos auténticas barbaridades. La favorita de nuestro experto: soplar con aire a presión un micrófono o un auricular que no funciona. Aunque hay algunas otras que no se queda lejos, como usar palillos o alfileres para tratar de limpiar este tipo de piezas.

La pantalla, lo más frágil

Con todo, Rubén V. señala que “en el 90% de los casos las reparaciones son de pantalla, que es la parte más sensible del teléfono y la que recibe golpes con más frecuencia”. En el 10% restante se encuentran otra serie de piezas como altavoces, auriculares, sensores o botones. También los conectores de carga que, debido al efecto de la humedad o al ímpetu con el tendemos a enchufar los teléfonos, suelen sufrir un desgaste importante.

A la hora de proteger los teléfonos, este técnico no confía demasiado en fundas de silicona, tela, cuero o plástico. O de ningún otro material. “Siempre es mejor que no llevar nada”, comenta para destacar después que la prevención es la solución ideal. “La mejor forma de evitar averías es tener cuidado”, sentencia

Ojo con la humedad

A la hora de mojar el dispositivo, se muestra muy tajante y recomienda no hacerlo aunque esté preparado para ello. Porque las garantías “jamás” cubren los desperfectos derivados de la humedad. Y porque aunque en un primer momento el teléfono lo permita, con el tiempo va perdiendo solidez. Por lo que su resistencia al agua disminuye y aumenta la probabilidad de que se multipliquen los problemas.

Por Javier Fernández

Deja un comentario