Compartir

Los gimnasios están de vuelta. Han sido unas semanas de inactividad y confinamiento muy duras. Pero tras varios días de deporte al aire libre y con el avance de la desescalada, la mayor parte de nosotros ya podemos volver ya a nuestros espacios de entrenamiento de cabecera. Debemos hacerlo, no obstante, con precaución.

Si nos dejamos llevar por el entusiasmo y no somos conscientes de que no podemos llevar el ritmo que antes de la cuarentena, corremos el riesgo de sufrir lesiones que nos aparatarán de nuevo del gimnasio. Para que tengas un retorno sin agobios ni dolores, te ofrecemos una serie de consejos que te ayudarán a gestionar la vuelta

Estira todos los músculos

A la hora de encarar de nuevo el ejercicio, los estiramientos son muy importantes. Y debemos hacerlos de forma global ya que como explica Laura Pérez, gerente de Clínica SANA y fisioterapeuta, “llevamos mucho tiempo parados”. Cuando vayamos cogiendo ritmo iremos siendo cada vez más específicos y adaptando los estiramientos al deporte o actividad que vayamos a realizar. Pero, hasta entonces, hay que preparar todos los músculos del cuerpo.

No le lances a correr a lo loco

Con el avance de la desescalada nos echamos a la calle. Una de las primeras cosas que hicimos fue calzarnos las zapatillas y salir a correr a lo loco. Mal. “Hemos tenidos muchas lesiones de pies de personas que se han lanzado”, dice la gerente de Clínica SANA, que censura esta forma de actuar después de un periodo tan largo de inactividad. Tras un parón de este calibre, dice, hay que comenzar caminando rápido. Alternar después el paseo con la carrera. Y dedicarse después al running cuando el cuerpo ya está preparado.

Otra de las cuestiones que hay que tener muy en cuenta es que hasta que no nos hayamos rodado un poco, debemos evitar actividades explosivas. Como el CrossFit, por ejemplo. “La mayoría de quienes practican este deporte son muy disciplinados y habrán entrenado en casa, pero la vuelta va a costar”, señala Laura Pérez, que recomienda prudencia y un periodo de puesta en marcha antes de volver a la alta intensidad.

Evita lesiones

Porque si no respetamos los tiempos y vamos subiendo poco a poco, el riesgo de lesionarse es muy elevado.  “No podemos pasar de estar meses encerrados en casa a hacer de repente 10 kilómetros corriendo u otros entrenamientos de gran exigencia”, indica la fisioterapeuta. Si lo hacemos aparecerán viejos problemas e incluso dolores que nunca habíamos tenido. Hay que ir poco a poco y esperar también un tiempo para probar cosas nuevas. Antes de dar el salto a nuevas actividades tenemos que ponernos a punto y esforzarnos por aprender las técnicas necesarias que requiere el nuevo entrenamiento.

Laura Pérez.

Alimentación y descanso

Además de todas estas cuestiones, nunca está de más recordar la importancia de la alimentación. Muchos hemos cogido algunos kilos de más durante el confinamiento. Y también malos hábitos alimenticios. Es hora de recuperar las buenas prácticas. “Hay que coordinar la buena alimentación e hidratación con el deporte”, señala Laura Pérez. Y añade que un buen descanso también es fundamental: “Es importante dormir al menos siete horas diarias”.

Por Javier Fernández

Deja un comentario