Compartir

No hay ninguna duda. El deporte con mayor seguimiento y repercusión en España es el fútbol masculino. Se nota en la prensa, en la radio y en todos los informativos. Acapara la mayor parte de las informaciones pero, además, es el que más afición y dinero mueve. Si no eres especialmente fan quizás prefieras el baloncesto, el balonmano u otras opciones clásicas. Y ya. Pues bien, ha llegado la hora de expandir tus horizontes. Es el momento de dar una oportunidad a deportes alternativos que ni siquiera conoces aún pero con los que podrás ponerte en forma y pasar un rato estupendo.

“La práctica de cualquier modalidad deportiva es altamente conveniente. Se ha demostrado en repetidas ocasiones que participar regularmente en un deporte individual (por ejemplo atletismo), de adversario (tenis, judo) o colectivo (baloncesto, balonmano) produce mejoras en distintos ámbitos relacionados con la salud”, explica Alejandro Carriedo, profesor de Educación Física y miembro del equipo de investigación EDAFIDES de la Universidad de Oviedo.  Y como alternativa a lo más tradicional y conocido propone dos que apenas han salido del aula de Educación Física en España.

Deportes alternativos: Colpol

El colpol es una mezcla de balonmano y fútbol en la que para avanzar por el campo y poder marcar gol se debe golpear el balón de manera parecida a como se hace en el voleibol. “Este deporte fue inventado en 1997 por un maestro de Educación Física de Valencia y siempre ha gustado mucho a mis estudiantes”, indica este profesional. Y apunta que el reglamento fomenta el trabajo en equipo ya que establece la participación de todos los miembros del grupo, sea cual sea su nivel de destreza.

Dodgeball

Aunque tiene mucho seguimiento en Estados Unidos y Canadá, es probable que nunca hayas quedado con tus colegas para jugar un partido de dodgeball. Pues bien, deberías. Un aviso para principiantes: Es muy similar al juego conocido como balón prisionero. ¿Por qué deberías probarlo? Pues porque es “un juego muy dinámico que te obliga a estar muy concentrado durante todo su desarrollo ya que hay muchas pelotas y el espacio es reducido”. Lo primero que debes hacer es crear dos equipos mixtos de 6 jugadores, que se enfrentarán en una cancha partida por la mitad. “Hay seis pelotas con las que deben tratar de eliminar a todos los miembros del equipo contrario golpeándoles con ellas”, indica Alejandro Carriedo.

Tal y como explica este miembro del Colegio Oficial de Licenciados en Educación Física y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de Asturias, las aulas son un elemento principal para que deportes como este puedan practicarse. Y también los medios de comunicación, que centran prácticamente toda su atención en el fútbol masculino. “Si se retransmitieran más modalidades deportivas, la población podría verlas como una posibilidad de práctica real y no solo como un contenido de la materia de Educación Física”, indica este especialista. En muchos países Europeos, dice, es fácil ver en televisión partidos de Balonkorf o Kin-ball, “que son prácticamente desconocidos en España”.

https://www.youtube.com/watch?v=4_wa4b8vjbI

Un millón de licencias

Estos serían algunos ejemplos de deportes alternativos, que merecen una oportunidad y que están muy lejos de lo mainstream. “El año pasado se tramitaron más de 1 millón de licencias en el fútbol. Si nos fijamos en el segundo deporte (baloncesto), esta cifra bajó hasta las 385.000 y si nos fijamos en deportes como el tenis o el ciclismo vemos que no llegan a 80.000 licencias en toda España”, explica este profesor de educación física que apunta que no se debe confundir alternativo con minoritario.  “Rugby, patinaje, bádminton, hípica, motociclismo o béisbol (que en Estados Unidos está entre los más importantes) serían modalidades practicadas por pocas personas en nuestro país, pero son deportes más o menos conocidos y con competiciones regulares”. Quizás vaya siendo hora de darles una oportunidad. ¿No?

Por Javier Fernández

Deja un comentario